Saltar al contenido

Color rosa: historia y evolución del uso del color rosa en la moda y en la identidad de género

En el pasado los tonos rosados eran un color masculino. La historia nos dice que el rosa no siempre fue un color femenino. En el siglo XVIII, los hombres eran conocidos por usar trajes de sedas rosas que tenían bordados florales. Esos conjuntos fueron considerados muy masculinos en esos tiempo. Incluso, se consideraba un color belicoso y relacionado con la guerra, ya que no deja de ser un derivado del rojo. La idea era que, dado que el rosa estaba más cerca del rojo y, por lo tanto, tenía un color fuerte, era intrínsecamente más masculino. Esta moda y forma de pensar se perdió a medida que la sociedad cambió.

No fue hasta principios del siglo XIX que el rosa se codificó como femenino, mientras que el azul era indicativo de masculinidad. Sin embargo, a principios del siglo XX, la primera camisa de vestir rosa, diseñada por Brooks Brothers, se convirtió en un éxito. Inicialmente estaba destinada a mujeres estudiantes, pero se hizo más popular en los chicos universitarios.

Como ves, con esto se demuestra que, aunque en estos días los trajes de Barbie vienen en rosa y los de Action Man no (es cierto que el rosa no es un gran camuflaje), esta división de género es moderna. Incluso hasta el siglo XX, los niños pequeños de cualquier sexo vestían normalmente de blanco, pero cuando se usaban colores, los niños usaban el rosa.

La noción de masculinidad respecto al uso del rosa ha ido oscilando durante el último siglo, porque las tendencias van y vienen. Si hay alguien a quien culpar por hacer del rosa un color «femenino» es a los fabricantes de ropa. Tomaron esa decisión antes de que la mayoría de nosotros naciéramos. El rosa y el azul no eran originalmente colores específicos de género. A menudo se usaban juntos para en la ropa y los accesorios de los bebés (los tonos rosados ​​representaban las mejillas sonrosadas y la juventud) hasta que los fabricantes en los años 60 y 70 se volvieron codiciosos.

Los padres comenzaron a conocer el sexo de los recién nacidos desde una edad más temprana. Entonces, las empresas sacaron provecho de esto e introdujeron la vestimenta específica de género. Esto significaba que los padres ya no podían entregar la ropa de una niña a un niño y viceversa. Tendrían que comprar un segundo set. Así que comenzó la tradición de «el rosa es para niñas» y «el azul es para niños».

Pero esta es la cuestión, ya no eres un niño. Has superado estos clichés. ¿Quién dice que si eres hombre no puedes usar prendas rosas cuando hay camisas, pantalones, pajaritas y corbatas para hombres adultos? Esto siempre fue un mito, impulsado por el capitalismo.

Por otro lado, sabemos que las mujeres adoran el rosa. Parece que siempre les ha encantado, incluso cuando se consideraba masculino. ¿Pero sabías que nuestra biología puede explicar el por qué? Investigaciones científicas revelan que la inclinación por la ropa rosa y los juguetes rosas de las niñas podría deberse a preferencias innatas.

La teoría que subyace detrás de esta diferencia es nuestra «división del trabajo» evolutiva. En el pasado, los hombres eran cazadores mientras que las mujeres eran recolectoras. Es decir, recoger las frutas maduras de las zonas verdes y frondosas era cosa de mujeres, lo que relaciona su inclinación y afinidad por el rosa.

¿Qué significa esto para los hombres? Bueno, la sociedad puede haber evolucionado, pero la biología no lo ha hecho (al menos no totalmente). A las mujeres les gustan los hombres que usan el rosa, simplemente porque les atrae el rosa. Así que olvídate de todas esas tonterías de que el rosa es femenino aunque, definitivamente, es un color que atrae a las mujeres.

Afortunadamente, los tornos están cambiando y este color es ahora casi tan popular entre los hombres como lo es entre las mujeres.

`1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…